Cuidadores y adultos mayores, ¿qué medidas se deben tomar ante el COVID-19?

Ante la grave situación que estamos enfrentando por la pandemia de Covid-19 a nivel mundial, es bien sabido que los adultos mayores son los más propensos al contagio y a las complicaciones del virus que conllevan a la muerte. Por esta razón se exhorta a los familiares, cuidadores y asilos a proteger en gran medida a esta parte de la población que es la más vulnerable en salud.

Es importante que la persona a cargo sepa y practique las medidas de prevención e higiene a la hora de manipular objetos propios del paciente así como el equipo médico que se utilice. Entre dichas medidas, está de más recordar el lavado correcto y constante de manos, uso de la mascarilla (debe tapar nariz y boca por completo), práctica de la sana distancia, control de la temperatura corporal, desinfección constante de la zona y el uso de guantes de látex si es posible. Entre otras medidas están el cambio de zapatos para uso exclusivo del área, no llevar consigo piezas ornamentales como aretes, anillos o pulseras, llevar el cabello recogido y de ser posible usar una cofia, además de tener el rostro completamente afeitada en el caso de los varones.

Por otro lado, los adultos mayores son los que tienen un mayor índice de demencia, por lo que si una persona sufre algún tipo de demencia, el cuidador, enfermera o familiar a cargo debe analizar si hay cambios en el comportamiento o si los síntomas de la demencia empeoran, ya que esto podría indicar un mayor nivel de estrés, ansiedad o una posible
infección por COVID-19, en dicho caso.

¿Cuáles son los síntomas de infección por Covid-19?

Como se mencionó anteriormente, la primer alarma ante un posible contagio en adultos mayores con algún tipo de demencia es el cambio de comportamiento o el agravamiento de los síntomas propios de su enfermedad, además de los típicos síntomas como:

– Mayor agitación
– Mayor confusión
– Tristeza repentina
– Tos
– Dificultad para respirar
– Fiebre
– Escalofríos
– Temblores y escalofríos que no ceden
– Dolor muscular
– Dolor de cabeza
– Dolor de garganta
– Pérdida reciente del olfato o el gusto

Por otro lado, si el paciente con demencia necesita ser hospitalizado a causa del COVID-19, se debe asegurar de que el personal del hospital sepa que probablemente necesite recibir asistencia en persona para proporcionar información de salud importante y brindar apoyo de emergencia. Tome en cuenta lo siguiente:

– Esté preparado para permanecer en un entorno de atención médica junto con el paciente
– Debe cumplir con el protocolo de higiene y prevención que dicte el hospital en caso de que deba quedarse en la habitación

Ante todo esto, lo mejor es la prevención para evitar un desenlace no deseado, por lo que debemos atender al llamado de las autoridades sanitarias y cumplir al pie de la letra con las recomendaciones. Su salud no es un juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.