8 claves para elegir una casa de reposo

El mejor lugar donde una persona puede estar es en su propia casa, pero hay veces que esto no puede ser. En esos casos los hogares de ancianos son una excelente alternativa.
Comenzar a vivir en una casa de reposo es una elección importante que requiere consultar y mirar bien antes de optar por una de ellas.
En la mayoría de los casos, la decisión de ingresar la toman los familiares cercanos, ya sea por falta de espacio, problemas físicos o de convivencia. También, por razones económicas, logísticas o por la condición de salud del adulto mayor que lo hace dependiente de terceros.
Una vez tomada la decisión, hay que buscar un centro de larga estancia (Casa de reposo o Asilo de ancianos) que cumpla con los requerimientos para cubrir las necesidades básicas de sus residentes, donde les brinden la mejor atención posible.

Lo básico que debe cumplir es:
1. Instalaciones adecuadas para el desplazamiento de los residentes.
2. Lugares de esparcimiento como jardines.
3. Personal capacitado en salud y asistentes con experiencia.
4. Atención las 24 hrs de residentes para que estén en permanente cuidado durante el día y la noche.
5. Visitas libres y a cualquier horario, es posible que en muchos centros establezcan horarios de visitas muy restrictivos lo que complica la visita de los familiares que tienen complicaciones con sus horarios laborales.
6. Servicio de comidas, puede validar que los residentes tengan un acceso a sus comidas tres veces al día y un plan balanceado de alimentación.
7. También la cercanía del hogar a la casa de los familiares es un punto a evaluar.
8. Y finalmente el precio, ya que por mucho que deseemos dejar a nuestros familiares en el mejor lugar el precio es fundamental al momento de decidir por lo cual recomendamos buscar bien y asegurarse de que es un centro con experiencia y vocación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.